Departamento de Psicología y Orientación

¿Por qué es importante que los niños jueguen?

 Art13 imagen

 "La función propia del juego es el juego mismo. Ocurre que las
aptitudes que ejercita son las mismas que sirven para el estudio
y para las actividades serias del adulto…”
Roger Caillois, “Teoría de los juegos”.

 

Cuando vemos a los niños jugar, no es usual que nos preguntemos porqué lo hacen, es algo tan natural y espontáneo dentro de su comportamiento que no nos vemos extrañados ni inquietados por eso.

FUNCIONES DEL JUEGO

El juego cumple múltiples funciones en el desarrollo infantil, algunas de ellas son:

  • Mediante el juego los niños exploran, transforman, fantasean, imaginan, construyen, ponen su cuerpo en movimiento, crean y recrean, disfrutan, sienten, ríen, se expresan, se comunican, logran entender todo aquello que todavía no pueden entender de la realidad, logran conocer aquello que no conocen, y ponen en acción todo lo que todavía no pueden poner en palabras, es decir, elaboran en acción. En el jugar el niño pone afuera, expresa sus temores, y al mismo tiempo encuentra las herramientas para reducir los miedos, controlarlos, dándole un lugar, poniéndole un nombre y practicando acciones para mitigarlos. Las experiencias displacenteras vividas por el niño se integran al jugar, pudiendo trasformarse en experiencias placenteras, de dominio y elaboración. “Si surge un conflicto entre los padres y la niña durante la comida, ya sea porque la pequeña no quiso comerse su sopa, o cualquier otra cosa, más tarde en los juegos con las muñecas, podemos estar seguros de encontrarnos nuevamente con esa situación" (Piaget, 1981).

  • Se juega con objetos: esto favorece el dominio y manejo de los objetos cotidianos. Permite que el cuerpo los use y manipule bajo un régimen más distendido y esta relación lúdica con los objetos permite un uso anticipado, la posibilidad de experimentar y ensayar las praxias -habilidades motoras adquiridas- del vestido, de la alimentación, escolares, etc.

  • Art13 imagen2El juego compartido favorece a su vez la comunicación e interacción con el otro. Jugar puede ser la vía privilegiada para la socialización, implica acordar, compartir, disentir. Posibilita regular el deseo propio dando lugar a la necesidad de generar acuerdos, favoreciendo de esta manera el aprendizaje con otro. Los juegos de alternancia introducen tiempos de espera, lo que favorece la tolerancia de los niños y a su vez les exige la observación del juego del otro.

  • Jugar es una fuente inagotable que los convoca a poner en movimiento su archivo imaginario, metáforas, sensaciones que se conservan y se ponen en desarrollo cuando algo de la actualidad las convoca. Esto les permite pensar el dolor, imaginar el futuro, y comprender lo que los inquieta. El jugar es un poderoso nutriente de la imaginación que promueve la creatividad y la distinción entre fantasía-realidad. Les permite ampliar la memoria y la atención gracias a los estímulos que se generan, fomenta el descentramiento del pensamiento y potencia el desarrollo del lenguaje y del pensamiento abstracto. El niño repite en sus juegos las impresiones que vivió recientemente, las imita y las reproduce. Jugando se aprende.

  • Jugar permite a los niños acceder y prepararse para asumir roles en la vida adulta. El niño se enriquece a la vez que afina su sensibilidad, explora las posibilidades ofrecidas por la maduración y se prepara para su vida de adulto. Además, es un medio para mejorar la inteligencia a través de la exploración y la invención. El niño que no juegue no se desarrollará sanamente.
EVOLUCIÓN DEL JUEGO

El tipo de juego va variando con la edad. En los primeros años se dan juegos más que nada de prevalencia motora, en donde cada niño experimenta sus posibilidades y comparte el espacio de juego, los realiza por curiosidad de conocer su propio cuerpo y el mundo que lo rodea a través de la acción, exploración y manipulación.

Poco a poco van surgiendo juegos más elaborados como los de roles, de representación y de construcción. Estos consisten en evocar un objeto o acción que no están presentes y ubicarlos en el espacio y el tiempo actual, es un comienzo de memorización y cumple una función en el desarrollo afectivo e intelectual. Aparecen juegos de las familias, de superhéroes, de roles sociales (doctores por ejemplo). Hacia los 4 años comienzan a desplegarse dichos juegos de roles bien elaborados, en donde tienen que ponerse de acuerdo con los otros participantes, decidir el lugar del juego, distribuir los roles, construir el espacio de la escena, para finalmente comenzar a jugar.

Paulatinamente, en edad escolar comienzan a predominar los juegos reglados (deportes, juegos de mesa, etc.), donde las reglas tienen carácter de obligatoriedad y no se pueden modificar. Este tipo de juegos favorecen el aprendizaje a seguir normas impuestas, promueven el autocontrol y el desarrollo de la responsabilidad y democracia. Con los años van descubriendo poco a poco que cada juego se puede jugar de un modo diferente para finalmente tomar conciencia de que las reglas son la formulación explícita de acuerdos.

Art13 imagen3En el ámbito educativo, al trabajar desde el juego libre, lo estamos haciendo desde la realidad natural de los niños, lo que nos permite entender su forma de ser y estar en el mundo. Se buscará intervenir y promover de manera oportuna que todas estas características del juego vayan apareciendo y puedan ser un factor de aprendizaje, evolución, crecimiento y desarrollo.

El niño juega continuamente; es imposible saber cuándo no está jugando. Juega incluso su propio papel, asegurando una especie de desplazamiento en su forma de estar en el mundo. En situaciones más extremas, a veces las más trágicas, el niño juega como si el juego, actividad maravillosa, variada y rica, fuera para él una necesaria forma de ser. El juego es la forma privilegiada de expresión infantil.” Philippe Gutton (1973).

Psm. Federica Bonino

 

Acerca del Colegio

El Colegio Seminario forma parte de la red de instituciones educativas católicas de la Compañía de Jesús (Jesuitas), presente en 127 países. Inspirado en la Iglesia y los valores del Evangelio, el Seminario procura una educación según la visión que la espiritualidad ignaciana ofrece de Dios, la persona y el mundo.

 

 

logo transparente

Trabaje con nosotros:
Enviar CV

 

Contacto

Dirección:
Soriano 1472 - 11200 - Montevideo, Uruguay

Teléfono:
+598 2 418 4075

Email:
[email protected]